Suri Cordillerano

Primer plano del Suri Cordillerano
  • Nombre Cient√≠fico: RHEA PENNATA GARLEPPI
  • Clasificaci√≥n: Aves
  • Altura: hasta 100 cm
  • Velocidad: hasta 60 km/h
  • Peso: hasta 25 kg
  • Alimentaci√≥n: Herb√≠voro
  • Reproducci√≥n: Ov√≠paro

El¬†suri cordillerano¬†o bien¬†√Īand√ļ cordillerano¬†(Rhea pennata garleppi), es una de las subespecies¬†que componen la¬†especie¬†Rhea pennata, del¬†g√©nero¬†Rhea, enormes y pesadas¬†aves¬†no voladoras exclusivas de¬†Am√©rica del Sur. Esta subespecie habita en zonas √°ridas o bien semi√°ridas del centro-oeste de Sudam√©rica.

Nombres vulgares

Asimismo es conocido como¬†avestruz cordillerano,¬†√Īand√ļ pune√Īo,¬†√Īand√ļ de la cordillera,¬†√Īand√ļ petiso de la Castigue,¬†√Īand√ļ de la Castigue,¬†√Īand√ļ petizo de la cordillera¬†o bien¬†√Īand√ļ cordillerano.

Descripción

Es un ave de unos noventa a cien¬†cm¬†de longitud (medida entre la punta del pico y la punta de la cola) con pesos que van desde los quince a los veintiocho con seis¬†kg. Tiene una cabeza peque√Īa, del mismo modo que su pico, de color pardo-c√≥rneo, el que mide entre seis,2 a nueve con dos¬†cm. Como contraparte, su cuello y patas son largos, est√°s √ļltimas le dejan lograr velocidades en carrera de hasta sesenta¬†km/h. La parte superior de su tarso es emplumada.
Su coloraci√≥n es gris pardo a casta√Īo con jaspeado blanco. La coloraci√≥n es id√©ntica en los dos sexos, mas las hembras son sutilmente m√°s peque√Īas. Las cr√≠as nacen con un color blanco amarillento y adquieren el jaspeado de los adultos al a√Īo; son maduros sexualmente a los dos a√Īos de edad.
Rhea pennata garleppi¬†se distingue respecto a¬†R. p. pennata¬†por ser tenuemente menor, por tener patas m√°s cortas, y ense√Īar una coloraci√≥n m√°s gris en lo superior, por tener m√°s amarillento la cabeza y el cuello, y por tener largos plumones escapulares, los que, del mismo modo que las cubiertas, son m√°s oscuros, con contrastantes √°pices de color blanco (m√°s limitados que en el tax√≥n austral). Los juveniles acostumbran a no ense√Īar estas puntas blancas. El tarso tiene, en su parte frontal, de ocho a diez¬†placas horizontales, llamadas t√©cnicamente: escutelaciones.‚Äč
El descriptor de las formas¬†R. p. garleppi¬†y¬†R. p. tarapacensis¬†apunta que las diferencias entre ellas son que la primera muestra la cabeza y cuello de un color isabelino sucio, al tiempo que en la segunda es gris ceniciento; adem√°s de esto el plumaje del reverso en la primera es pardo-gris√°ceo, y en la segunda es pardo-rojizo.‚Äč

Rhea pennata garleppi agachado

Distribución y hábitat

R. p. garleppi¬†se distribuye en √°reas altipl√°nicas y mesetas desde Per√ļ, pasando por Bolivia, hasta el Nordoeste argentino.

En Per√ļ

En el¬†Per√ļ¬†se halla en √°reas¬†pune√Īas¬†del sureste del pa√≠s, en los¬†departamentos¬†de:‚Äč
‚ÄĘ Moquegua, en una superficie de cuatrocientos cincuenta y siete¬†trescientos once ha.
1. Provincia de Mariscal Nieto (doscientos noventa y ocho ochocientos veintiocho ha)
dos. Provincia de General Sánchez Cerro (ciento cincuenta y ocho cuatrocientos ochenta y tres ha)
‚ÄĘ Castigo, en una superficie de cuatrocientos cincuenta y nueve¬†seiscientos treinta y dos ha.
1. Provincia de El Collao (doscientos ochenta y ocho trescientos cuarenta y dos ha)
dos. Provincia de Castigo (ciento nueve setecientos cincuenta y ocho ha)
tres. Provincia de Chucuito (sesenta y uno quinientos treinta y dos ha)
‚ÄĘ Tacna, en una superficie de trescientos noventa y uno¬†ciento quince ha.
1. Provincia de Candarave (ciento cincuenta y cinco catorce ha)
dos. Provincia de Tarata (ciento treinta cuatrocientos catorce ha)
tres. Provincia de Tacna (ciento cinco seiscientos ochenta y siete ha)

En Bolivia

En¬†Bolivia¬†habita en el suroeste, en los¬†departamentos¬†de:¬†La Paz,¬†Oruro, y¬†Potos√≠.‚Äč

En Argentina

En¬†Argentina¬†tiene la distribuci√≥n m√°s extensa y las poblaciones remanentes m√°s numerosas, encontr√°ndoselo en el¬†nordoeste¬†del pa√≠s.‚Äč
Habita en las¬†provincias¬†de:‚Äč
‚ÄĘ Jujuy; en los departamentos de:
1. Cochinoca,
dos. Humahuaca,
tres. Rinconada,
cuatro. Santa Catalina,
cinco. Susques,
seis. Tumbaya,
siete. Yavi.
‚ÄĘ Salta; en los departamentos de:
1. La Poma,
dos. Los Andes,
tres. Molinos.
‚ÄĘ Tucum√°n; en el departamento de:
1. Tafí del Val.
‚ÄĘ Catamarca; en los departamentos de:
1. Antofagasta de la Sierra,
dos. Belén,
tres. Tinogasta.
‚ÄĘ La Rioja; en los departamentos de:
1. Coronel Felipe Varela,
dos. General Lamadrid,
tres. Independencia,
cuatro. Vinchina.
‚ÄĘ San Juan; en los departamentos de:
1. Calingasta,
dos. Iglesia,
tres. J√°chal,
cuatro. Val Fértil.
‚ÄĘ Mendoza; en localidades del extremo nordoeste provincial (Paramillos de Uspallata,¬†Uspallata,¬†Yaguaraz,¬†Puente del Inca, y¬†cerro Pelado), en los departamentos de:
1. Las Heras
dos. Luj√°n de Cuyo.
Falta confirmar la identidad de la poblaci√≥n de √Īand√ļes petisos que habita en la zona de la¬†laguna del Diamante¬†en el¬†departamento San Carlos¬†(situada a 34¬į09‚Ä≤S 69¬į41‚Ä≤O), a una altitud de tres mil trescientos¬†msnm, puesto que podr√≠an ser los conjuntos m√°s australes de¬†Rhea pennata garleppi¬†o bien los m√°s septentrionales de¬†Rhea pennata pennata.‚Äč
El tax√≥n pudo haber tenido una distribuci√≥n todav√≠a mayor, a juzgar por los fragmentos de cascarillas de huevosn. ‚Äč encontrados en el lugar arqueol√≥gico Riachuelo Talain√≠n dos, localizado en el campo occidental del val de Salsacate, a mil treinta¬†msnm, cercano al rinc√≥n¬†Ca√Īada de Salas, en la¬†provincia¬†de¬†C√≥rdoba, con dataciones entre los mil-setecientos¬†AP; si bien no fue posible asignarlos a la subespecie¬†R. p. pennata¬†o bien a¬†R. p. garleppi.‚Äč
Vive en planicies y lomadas de las mesetas del¬†altiplano andino, zona situada en el √°rea central de la¬†cordillera de los Andes, como en bolsones y vales √°ridos a menor altura, con flora del¬†distrito fitogeogr√°fico del Monte de Sierras y Bolsones¬†de la¬†Provincia fitogeogr√°fica del Monte, y √°mbitos de la¬†provincia fitogeogr√°fica Prepune√Īa. Habita en altitudes comprendidas entre los mil quinientos y los cuatro mil quinientos¬†msnm.

Taxonomía

Esta¬†subespecie¬†fue descrita originalmente por¬†Hables Chubb¬†en el a√Īo¬†mil novecientos trece. Su localidad tipo es: ¬ęEsperanza, Bolivia, a cuatro mil¬†msnm¬Ľ.‚Äč
Ciertos autores han sugerido que los 2 taxones del norte ‚ÄĒambos descritos por¬†Hables Chubb¬†en 1913‚ÄĒ (R. p. tarapacensis¬†y¬†R. p. garleppi) habr√≠an de ser considerados una especie separada del tax√≥n austral (¬†R. p. pennata), quedando¬†R. t. tarapacensis¬†como la subespecie habitual y¬†R. t. garleppi¬†como una subespecie del precedente. Asimismo se ha propuesto que¬†R. p. garleppi¬†pase a la homonimia de¬†R. p. tarapacensis.‚Äč
La especie en conjunto, siendo af√≠n en aspecto y estructura al √Īand√ļ grande o bien com√ļn (Rhea americana), se la asigna al mismo¬†g√©nero:¬†Rhea. Para ciertos autores, sobre la base de las diferencias entre las dos especies, merecen ser consideradas como g√©neros independientes, incluyendo a los taxones andino-patag√≥nicos en el g√©nero¬†Pterocnemia, conforme la clasificaci√≥n de¬†George Grayen¬†el a√Īo¬†mil ochocientos setenta y uno.‚Äč

 

Costumbres

H√°bitos

Fuera de la estación de cría, viven en conjuntos de cinco a treinta aves, de diferentes sexos y edades.

Nutrición y depredadores

Su dieta se fundamenta eminentemente de hojas de arbustos, y yerbas como gram√≠neas, junc√°ceas, y ciper√°ceas. Es complementada con comestibles de origen¬†animal:¬†insectos,¬†ar√°cnidos, peque√Īos¬†vertebrados.
Aunque, en comparaci√≥n con otros¬†ratites, tiene alas bien desarrolladas, es in√ļtil de volar, mas lo compensa con ser un enorme corredor, lo que le deja huir de sus depredadores, especialmente el puma (Puma concolor concolor¬†y¬†Puma concolor cabrerae). Del¬†zorro rojo pune√Īo¬†el adulto se defiende con sus afiladas¬†garras¬†que presentan los¬†dedos¬†de sus¬†patas¬†‚ÄĒun arma muy eficaz‚ÄĒ, si bien ese c√°nido acostumbra a atrapar m√°s sencillamente a las cr√≠as.

Reproducción

Cada macho dominante tiene un peque√Īo¬†gineceo¬†con m√ļltiples hembras, a las que defiende de otros machos a trav√©s de duras batallas. Estas hembras ponen, de forma¬†pol√≠gama, de veinte a treinta¬†huevos¬†al lado del¬†nido; entonces el macho los re√ļne y por √ļltimo solo los incuba. En este periodo, el macho se torna muy violento. Los polluelos son¬†nid√≠fugos, y a los pocos minutos prosiguen a su padre, quien asimismo es el √ļnico encargado de sus cuidados.

Suri Cordillerano en el campo

Historia y estado de conservación

Los relatos de los¬†conquistadores espa√Īoles¬†apuntan que en la temporada del¬†Imperio incaico, el tax√≥n era propiedad del estado incaico, con lo que la recaudaci√≥n de sus huevos, y su caza estaba prohibida. Su plumaje solo pod√≠a ornamentar las indumentarias de la familia real. Esta protecci√≥n hac√≠a que la especie fuera rebosante, present√°ndose en conjuntos de cien a ciento veinte¬†suris.
En el siglo veintiuno, las primordiales amenazas para este¬†tax√≥n¬†lo forman la recolecci√≥n de sus huevos ‚ÄĒcon fines alimenticios‚ÄĒ, y la caza indiscriminada con el objetivo de conseguir su¬†cuero,¬†plumas,¬†carne¬†(baja en¬†colesterol), y¬†grasa¬†(empleada con fines medicinales).‚Äč
Este taxón, como su par que asimismo vive en el norte, ha sufrido una radical minoración poblacional, lo que lo ha puesto en grave riesgo de extinción. Es particularmente cazado por las comunidades indígenas, las que en su hábitat están representadas por comunidades aimarás.
Como el entorno arborescente-estepario ofrece un m√≠nimo volumen forrajero, para esta subespecie es esencial la oferta alimenticia que ofrecen los limitados bofedales altipl√°nicos, mas all√° padece la competencia con el¬†ganado familiar¬†y la creciente poblaci√≥n de¬†vicu√Īas.
Esta subespecie está incluida en el apéndice I del CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Conminadas de Fauna y Vegetación Silvestres), con lo que el comercio de individuos o bien sus partes, se deja solo en circunstancias inusuales.
En el¬†Per√ļ, el tax√≥n es considerado en riesgo cr√≠tico. El primer censo de los ejemplares peruanos lanz√≥ un total de cuatrocientos cuarenta y siete suris, los que viven en una superficie de diez¬†ochocientos cuarenta y nueve¬†km¬≤. En¬†Moquegua¬†viven ciento ochenta y seis suris en un territorio de tres mil trescientos quince¬†km¬≤; en¬†Tacna¬†ciento cincuenta y siete suris en tres mil cuatrocientos ochenta y ocho¬†km¬≤; por √ļltimo en¬†Castigo¬†habitan ciento cuatro suris en cuatro mil cuarenta y seis¬†km¬≤. Las localidades con mayores concentraciones de suris fueron Carumas (Moquegua), Mazo Cruz (Castigo), y Palca (Tacna). 2 viveros se han creado para multiplicar a este tax√≥n: el de la organizaci√≥n sin √°nimo de lucro Mallku, y el Centro de Rescate de Humajalso-PELT, en Castigo.
Para su protecci√≥n se ha conformado la ¬ęRed Peruana para la Conservaci√≥n del suri¬Ľ, integrada por las gerencias de recursos naturales de las 3 zonas, sus municipalidades, universidades, ONG`s, estudiosos, Proyectos Singulares, comunidades de su h√°bitat, y tambi√©n Inrena (Instituto Nacional de Recursos Naturales).