Quebrantahuesos

Quebrantahuesos volando
  • Nombre Científico: GYPAETUS BARBATUS
  • Clasificación: Aves
  • Longitud: hasta 120 cm
  • Peso: hasta 6 kg
  • Alimentación: Carnívoro
  • Reproducción: Ovíparo

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus, literalmente «buitre-águila barbado»), es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae. Es un buitre de forma notable diferente de otras aves de presa similares. Recibe su nombre por su costumbre de remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas para soltarlos, partirlos contra las rocas y poder ingerirlos para alimentarse. Se trata de una especie conminada en extensas zonas de su distribución, y en el continente europeo es un animal en grave riesgo de extinción que ha desaparecido de múltiples zonas donde ya antes era rebosante. Hoy en día se le puede observar en la cordillera Cantábrica (donde ha sido reintroducido merced a ejemplares oscenses), los Pirineos, los Alpes (donde ha sido reintroducido), norte de África, el Gran Val del Rift, Suráfrica, Grecia y desde Anatolia hasta los montes Tian Shan y el Himalaya.

Hábitat del Quebrantahuesos

Comportamiento Es residente donde ocurre, pero tiene vastos rangos de hogar, y los juveniles deambularán aún más que los adultos (Ferguson-Lees y Christie 2001). Hábitat La especie ocupa áreas remotas y montañosas, con terreno precipitado, generalmente por encima de 1,000 m, aunque puede ocurrir hasta 600 m (R. Naoroji en litt . 2011, H. Ibrahim en litt. 2016), y en áreas particulares donde grandes depredadores como lobos y águilas reales están presentes, y hay rebaños de mamíferos como cabras montesas, cabras montesas y ovejas (Ferguson-Lees y Christie 2001). DietaLa especie se alimentará a grandes distancias (se han registrado hasta 700 km en un día), utilizando un vuelo en alza. Su alimento principal es la carroña, con una dieta que incluye una gran proporción de huesos (hasta un 85%) con lo cual el ave obtiene nutrición de la médula interna. El resto de su dieta comprende tortugas, y en ocasiones también viven mamíferos y aves. Generalmente no está dispuesto a competir con los buitres en los cadáveres, y esperará pacientemente para alimentarse, limpiando los cadáveres más viejos si la carne fresca es escasa. Los huesos se consumen enteros, se rompen con el pico, se golpean contra el suelo o se levantan en el aire y se caen de 50 a 80 m de altura sobre rocas duras. Las tortugas y los hyraxes generalmente se tratan de la misma manera que los huesos. Se sabe que limpia los basureros, incluidas las zonas urbanas de Etiopía (Ferguson-Lees y Christie 2001).Reproducción La especie construirá grandes nidos (con un diámetro promedio de 1 m), compuestos de ramas y forrados con restos de animales como piel y lana, así como estiércol y ocasionalmente también basura. Los nidos se ubican en salientes remotos de acantilados o en cuevas y se reutilizarán a lo largo de los años. La reproducción ocurre de diciembre a septiembre en Europa y el norte de África; Octubre-mayo en Etiopía; Mayo-enero en el sur de África; durante todo el año en gran parte de África oriental; y diciembre-junio en India (Ferguson-Lees y Christie 2001).

Quebrantahuesos en una roca

¿Qué población existe del Quebrantahuesos?

Ferguson-Lees y col . (2001) estimaron que la población era de 1,000-10,000 individuos, pero en Europa la población se estima en 580-790 pares, lo que equivale a 1,200-1,600 individuos maduros (BirdLife International 2015). Por lo tanto, una estimación global revisada es de 2,000-10,000 individuos, lo que equivale aproximadamente a 1,300-6,700 individuos maduros.

Localización geográfica del Gypaetus barbatus

Esta especie está ampliamente distribuida de manera disyuntiva en las regiones Paleártica, Afrotropical e Indomalaya, pero es muy rara en algunas áreas y se cree que está disminuyendo en general (Ferguson-Lees y Christie 2001).

En la India , la especie es localmente común en todo el Himalaya, desde Cachemira hasta Arunachal Pradesh (R. Naoroji en litt . 2011, P. Trivedi en litt . 2013). Algunos movimientos altitudinales ocurren durante el invierno, cuando los individuos ocasionalmente se ven tan bajos como 600 m (R. Naoroji in litt . 2011). Es un migrante altitudinal generalizado en Nepal (C. Inskipp y HS Baral in litt . 2011), con una población en el país estimada en alrededor de 500 individuos en 2010 (K. Paudel y T. Galligan en litt . 2014). La especie se describe como rara en Bután (S. Sherub in litt . 2013). En Iraq , puede haber menos de 20 pares (R. Porter en litt . 2013), con menos de 100 individuos maduros en la Península Arábiga (Symes et al. 2015).

La especie se considera rara y de alto riesgo en Egipto (WAL Ibrahim in litt . 2011). Se estima que hay unos cientos de pares en Etiopía (I. Angelov en litt. 2011). En 2011, solo se conocían tres sitios de anidación en Kenia , y seis o más en Tanzania , con la población en Uganda desconocida, aunque había evidencia de pérdida casi total de la población de Mt Elgon (S. Thomsett in litt . 2011) . Se estima que hay 5-10 pares en Marruecos , pero no hay información reciente sobre su estado en Argelia , y se considera extinto en Túnez (F. Cuzin in litt . 2011). En el sur de África, incluida Sudáfrica , la población se estima en aproximadamente 100 parejas reproductoras (S. Krüger in litt . 2012).

En Europa, la población ha crecido en los Alpes (con la aparición de nuevas parejas reproductoras debido a un proyecto de reintroducción, con 19 parejas en 2010), y en los Pirineos, particularmente en su parte central (Aragón, España ), de su población de 39 parejas en 1994 a 72 parejas en 2010. En España, se están llevando a cabo dos proyectos de reintroducción en Andalucía y la Cordillera Cantábrica. La población española total se estimó en 117 pares en 2012 (BirdLife International 2015). La población total en los países de la UE se estimó en 175 pares en 2010 (JA Gil Gallus en litt . 2011) y la población europea total se estimó recientemente en 580-790 pares (BirdLife International 2015). La población en Azerbaiyán se estima en 50- 100 pares y la población en EuropaRusia se estima en 150-250 pares (BirdLife International 2015). Se pensó que había 2-5 individuos en las áreas fronterizas de Macedonia – Grecia y Bulgaria – Grecia a principios de siglo, sin embargo, ha habido una falta de registros en estas áreas desde 2005 (E. Stoynov in litt . 2011). En Turquía , la población se estima en alrededor de 160-200 pares (KA Boyla in litt . 2014, BirdLife International 2015). En Armenia , la población se estima en 15-25 parejas reproductoras (BirdLife International 2015 ). Las tendencias de la población varían regional y localmente.
En el Himalaya de la India, se ha observado una disminución en los últimos años (P. Trivedi in litt . 2013). Alguna vez se vio comúnmente en el Himalaya occidental y central, pero en los últimos años no se ha observado con tanta frecuencia en el Himalaya central inferior, tal vez debido a disturbios (R. Naoroji in litt . 2011), y ha habido una aparente disminución. en Uttarakhand desde finales de la década de 1990 (M. Sharma in litt . 2014). Se considera que las poblaciones en Ladakh y a lo largo del alto Himalaya son seguras (R. Naoroji in litt . 2011). Recientemente se han registrado fuertes descensos en la región del Alto Mustang de Nepal, con números registrados por día y por kilómetro disminuyendo en un 73% y un 80% respectivamente entre 2002 y 2008 (Acharyaet al . 2010). La población parece ser estable en el sudeste de Kazajstán (S. Sklyarenko in litt . 2011). En Yemen, la especie parece haber disminuido desde principios de la década de 1980 (R. Porter in litt . 2013). El rango y la población de la especie en Turquía también parecen haber disminuido en los últimos años (KA Boyla in litt . 2014, BirdLife International 2015). En Armenia, la población se ha mantenido estable desde la década de 1990 (M. Ghasabyan in litt . 2011). En África meridional, el rango de reproducción de la especie ha disminuido en aproximadamente un 27% desde principios de la década de 1980, y el número de territorios de reproducción disminuyó en un 32-51% entre 1960-1999 y 2000-2012 (Krüger et al. 2014, S. Krüger en litt . 2012).

Mapa de rango geográfico para el Quebrantahuesos

¿Por qué el Quebrantahuesos está amenazado de extinción?

Esta especie se ha elevado a Casi Amenazada debido a la evidencia de que ha sufrido un descenso de la población moderadamente rápido en las últimas tres generaciones.

Las principales causas de la disminución continua parecen ser el envenenamiento no objetivo, la persecución directa, la degradación del hábitat, la alteración de las aves reproductoras, la disponibilidad inadecuada de alimentos, los cambios en las prácticas de cría de ganado y las colisiones con líneas eléctricas y turbinas eólicas (Ferguson-Lees y Christie 2001, Barov y Derhé 2011, S. Xirouchaki in litt. 2012). A pesar de la provisión de acciones de conservación específicas, la población europea sigue siendo susceptible al envenenamiento y la mortalidad causada por las líneas eléctricas (JA Gil Gallus in litt . 2011). Desde que comenzaron las reintroducciones europeas, la mortalidad por disparos ha disminuido, sin embargo, el envenenamiento (tanto intencional como accidental) ha aumentado (Margalida et al.. 2008). Los rápidos aumentos en la presión de pastoreo y las poblaciones humanas en las montañas de Turquía están causando la degradación del hábitat allí (S. Viter in litt . 2014). El hábitat adecuado también se ve amenazado por la construcción de tuberías a través de las montañas del Cáucaso (S. Viter in litt.2014 ). Tres de los cinco huevos fallidos de esta especie y cuatro polluelos muertos muestreados en los Pirineos españoles entre 2005 y 2008 tenían altas concentraciones de múltiples medicamentos veterinarios (especialmente fluoroquinolonas) y evidencia de varios patógenos para el ganado (Blanco y Lemus 2010).

En el sur de Asia, la amenaza potencial más importante puede ser el diclofenaco, un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) utilizado en el ganado y responsable de caídas catastróficas en tres de los Gyps de la región.especies desde la década de 1990, a través de la ingestión en canales contaminadas y la insuficiencia renal resultante (revisado por Das et al . 2010). La especie es principalmente un devorador de huesos, y no se sabe si los residuos de diclofenaco permanecen dentro de los huesos de los animales tratados, aunque se sabe que los residuos se pasan a las plumas y al cabello; sin embargo, el colapso local en las especies de Gyps podría permitir que esta especie acceda y se alimente de tejidos blandos de los que habría sido excluida (C. Inskipp y HS Baral in litt . 2013).

En el Himalaya de la India, la especie puede verse afectada por el aumento de perros salvajes, que potencialmente compiten por la comida (P. Trivedi in litt . 2013).Los rápidos aumentos en la presión de pastoreo y las poblaciones humanas en las montañas de Irán, Afganistán, Irak, Turquía y el oeste de Pakistán están causando la degradación del hábitat en estos países (S. Viter in litt . 2014). El hábitat adecuado también se ve amenazado por la construcción de tuberías a través de las montañas de Altai y el Cáucaso, y se planea la construcción de líneas eléctricas desde Tayikistán a través de Afganistán hasta Pakistán e India (S. Viter in litt . 2014). Al menos en partes de Nepal, la especie puede sufrir la recolección de pichones, ya que los habitantes locales los consideran un buen augurio para la prosperidad, así como la destrucción de nidos para recuperar materiales hechos por el hombre, como cuerdas y telas, y la presión de caza impulsada por el uso de los intestinos de la especie en la medicina tradicional (Acharya y col . 2010, K. Paudel y T. Galligan en litt . 2014). El uso de herbicidas, insecticidas y fungicidas también puede tener impactos en la especie ( Acharya et al . 2010).

En África, se dice que la amenaza más frecuente para las aves carroñeras es el envenenamiento (Krüger 2015, S. Thomsett in litt. 2011). La especie está amenazada por la construcción de líneas eléctricas y parques eólicos en las tierras altas y el uso de venenos para controlar a los perros en los vertederos de basura (Rushworth y Krüger 2014, Krüger 2015, I. Angelov in litt . 2011). Simmons y Jenkins (2007) sugirieron que las tendencias de la población de esta especie en el sur de África pueden estar correlacionadas con las tendencias climáticas. Un mejor acceso a las tierras altas de Lesotho puede estar aumentando la tasa de perturbación antropogénica de las especies allí (Krüger 2015). La especie también puede ser cazada en África para la alimentación, así como para su uso en la medicina tradicional (Krüger 2015, W. Goodwin in litt.2016 ) A pesar de la amenaza de degradación del hábitat, se ha observado que la especie se adapta y anida en paisajes modificados, como en Etiopía (S. Thomsett in litt . 2011).

Primer plano del Gypaetus barbatus

Medidas de conservación del Gypaetus barbatus

Acciones de conservación en marcha
CITES Apéndice II. Directiva I. de las Aves de la UE Anexo I. La producción de un plan de acción multiespecífico para la conservación de los buitres de África y Eurasia está en marcha. En Europa, se han llevado a cabo programas de cría en cautividad y reintroducción en los Alpes austríacos, franceses, italianos y suizos, con individuos que posteriormente se han extendido a otras partes de Francia (Snow y Perrins 1998, Frey y Walter 1989). Los programas de reintroducción están en marcha en algunas partes de España (JA Gil Gallus in litt. 2011). Se han proporcionado estaciones de alimentación en los Pirineos con el consiguiente aumento en el número de especies, y la provisión de estaciones similares en todo el rango de la especie podría mejorar su densidad de población global (Ferguson-Lees y Christie 2001). Sin embargo, si bien estos han ayudado a aumentar el crecimiento de la población y la supervivencia individual, pueden tener impactos negativos en los buitres; por ejemplo, pueden conducir a la saturación del hábitat, y los territorios de los individuos se superponen en estas áreas, y pueden conducir a una reducción de la productividad (Carrete et al. 2009, Gil et al. 2014). Se intentó un programa de reintroducción en Kenia en 1999-2003 (S. Thomsett in litt. 2011). La especie es monitoreada en el sur de África, con un día de conteo anual que no solo ayuda en el monitoreo de la especie, sino que también crea conciencia (Krüger 2015).

Acciones de conservación propuestas
Realizar encuestas coordinadas para monitorear la tendencia de la población global de la especie. Evaluar la amenaza que representa el diclofenaco y otras drogas utilizadas en el ganado, así como los impactos del cambio climático y los perros salvajes. Reduzca la perturbación en y alrededor de las áreas de anidación. Mitigar contra los impactos de turbinas eólicas y líneas eléctricas. Combatir la amenaza de persecución mediante leyes y actividades de sensibilización. Proporcionar estaciones de alimentación en todo el rango de la especie. Trate de abordar el comercio ilegal y el uso de buitres en medicina (Krüger 2015). Evaluar los métodos para negar los impactos negativos que resultan de las estaciones de alimentación (ver Carrete et al. 2009, Moreno-Opo et al. 2015).