Quebrantahuesos

Quebrantahuesos volando
  • Nombre Cient√≠fico: GYPAETUS BARBATUS
  • Clasificaci√≥n: Aves
  • Longitud: hasta 120 cm
  • Peso: hasta 6 kg
  • Alimentaci√≥n: Carn√≠voro
  • Reproducci√≥n: Ov√≠paro

El¬†quebrantahuesos¬†(Gypaetus barbatus, literalmente ¬ębuitre-√°guila barbado¬Ľ), es una¬†especie¬†de¬†ave¬†accipitriforme¬†de la¬†familia¬†Accipitridae. Es un¬†buitre¬†de forma notable diferente de otras aves de presa similares. Recibe su nombre por su costumbre de remontar¬†huesos¬†y caparazones hasta grandes alturas para soltarlos, partirlos contra las rocas y poder ingerirlos para alimentarse. Se trata de una especie conminada en extensas zonas de su distribuci√≥n, y en el¬†continente europeo¬†es un animal en grave riesgo de¬†extinci√≥n¬†que ha desaparecido de m√ļltiples zonas donde ya antes era rebosante. Hoy en d√≠a se le puede observar en la¬†cordillera Cant√°brica¬†(donde ha sido reintroducido merced a ejemplares oscenses), los¬†Pirineos, los¬†Alpes¬†(donde ha sido reintroducido), norte de¬†√Āfrica, el¬†Gran Val del Rift,¬†Sur√°frica,¬†Grecia¬†y desde¬†Anatolia¬†hasta los montes¬†Tian Shan¬†y el¬†Himalaya.

H√°bitat del Quebrantahuesos

Comportamiento Es residente donde ocurre, pero tiene vastos rangos de hogar, y los juveniles deambular√°n a√ļn m√°s que los adultos (Ferguson-Lees y Christie 2001). H√°bitat La especie ocupa √°reas remotas y monta√Īosas, con terreno precipitado, generalmente por encima de 1,000 m, aunque puede ocurrir hasta 600 m (R. Naoroji en litt . 2011, H. Ibrahim en litt. 2016), y en √°reas particulares donde grandes depredadores como lobos y √°guilas reales est√°n presentes, y hay reba√Īos de mam√≠feros como cabras montesas, cabras montesas y ovejas (Ferguson-Lees y Christie 2001). DietaLa especie se alimentar√° a grandes distancias (se han registrado hasta 700 km en un d√≠a), utilizando un vuelo en alza. Su alimento principal es la carro√Īa, con una dieta que incluye una gran proporci√≥n de huesos (hasta un 85%) con lo cual el ave obtiene nutrici√≥n de la m√©dula interna. El resto de su dieta comprende tortugas, y en ocasiones tambi√©n viven mam√≠feros y aves. Generalmente no est√° dispuesto a competir con los buitres en los cad√°veres, y esperar√° pacientemente para alimentarse, limpiando los cad√°veres m√°s viejos si la carne fresca es escasa. Los huesos se consumen enteros, se rompen con el pico, se golpean contra el suelo o se levantan en el aire y se caen de 50 a 80 m de altura sobre rocas duras. Las tortugas y los hyraxes generalmente se tratan de la misma manera que los huesos. Se sabe que limpia los basureros, incluidas las zonas urbanas de Etiop√≠a (Ferguson-Lees y Christie 2001).Reproducci√≥n La especie construir√° grandes nidos (con un di√°metro promedio de 1 m), compuestos de ramas y forrados con restos de animales como piel y lana, as√≠ como esti√©rcol y ocasionalmente tambi√©n basura. Los nidos se ubican en salientes remotos de acantilados o en cuevas y se reutilizar√°n a lo largo de los a√Īos. La reproducci√≥n ocurre de diciembre a septiembre en Europa y el norte de √Āfrica; Octubre-mayo en Etiop√≠a; Mayo-enero en el sur de √Āfrica; durante todo el a√Īo en gran parte de √Āfrica oriental; y diciembre-junio en India (Ferguson-Lees y Christie 2001).

Quebrantahuesos en una roca

¬ŅQu√© poblaci√≥n existe del Quebrantahuesos?

Ferguson-Lees y col . (2001) estimaron que la población era de 1,000-10,000 individuos, pero en Europa la población se estima en 580-790 pares, lo que equivale a 1,200-1,600 individuos maduros (BirdLife International 2015). Por lo tanto, una estimación global revisada es de 2,000-10,000 individuos, lo que equivale aproximadamente a 1,300-6,700 individuos maduros.

Localización geográfica del Gypaetus barbatus

Esta especie est√° ampliamente distribuida de manera disyuntiva en las regiones Pale√°rtica, Afrotropical e Indomalaya, pero es muy rara en algunas √°reas y se cree que est√° disminuyendo en general (Ferguson-Lees y Christie 2001).

En la India , la especie es localmente com√ļn en todo el Himalaya, desde Cachemira hasta Arunachal Pradesh (R. Naoroji en litt . 2011, P. Trivedi en litt . 2013). Algunos movimientos altitudinales ocurren durante el invierno, cuando los individuos ocasionalmente se ven tan bajos como 600 m (R. Naoroji in litt . 2011). Es un migrante altitudinal generalizado en Nepal (C. Inskipp y HS Baral in litt . 2011), con una poblaci√≥n en el pa√≠s estimada en alrededor de 500 individuos en 2010 (K. Paudel y T. Galligan en litt . 2014). La especie se describe como rara en But√°n (S. Sherub in litt . 2013). En Iraq , puede haber menos de 20 pares (R. Porter en litt . 2013), con menos de 100 individuos maduros en la Pen√≠nsula Ar√°biga (Symes et al. 2015).

La especie se considera rara y de alto riesgo en Egipto (WAL Ibrahim in litt . 2011). Se estima que hay unos cientos de pares en Etiop√≠a (I. Angelov en litt. 2011). En 2011, solo se conoc√≠an tres sitios de anidaci√≥n en Kenia , y seis o m√°s en Tanzania , con la poblaci√≥n en Uganda desconocida, aunque hab√≠a evidencia de p√©rdida casi total de la poblaci√≥n de Mt Elgon (S. Thomsett in litt . 2011) . Se estima que hay 5-10 pares en Marruecos , pero no hay informaci√≥n reciente sobre su estado en Argelia , y se considera extinto en T√ļnez (F. Cuzin in litt . 2011). En el sur de √Āfrica, incluida Sud√°frica , la poblaci√≥n se estima en aproximadamente 100 parejas reproductoras (S. Kr√ľger in litt . 2012).

En Europa, la poblaci√≥n ha crecido en los Alpes (con la aparici√≥n de nuevas parejas reproductoras debido a un proyecto de reintroducci√≥n, con 19 parejas en 2010), y en los Pirineos, particularmente en su parte central (Arag√≥n, Espa√Īa ), de su poblaci√≥n de 39 parejas en 1994 a 72 parejas en 2010. En Espa√Īa, se est√°n llevando a cabo dos proyectos de reintroducci√≥n en Andaluc√≠a y la Cordillera Cant√°brica. La poblaci√≥n espa√Īola total se estim√≥ en 117 pares en 2012 (BirdLife International 2015). La poblaci√≥n total en los pa√≠ses de la UE se estim√≥ en 175 pares en 2010 (JA Gil Gallus en litt . 2011) y la poblaci√≥n europea total se estim√≥ recientemente en 580-790 pares (BirdLife International 2015). La poblaci√≥n en Azerbaiy√°n se estima en 50- 100 pares y la poblaci√≥n en EuropaRusia se estima en 150-250 pares (BirdLife International 2015). Se pens√≥ que hab√≠a 2-5 individuos en las √°reas fronterizas de Macedonia – Grecia y Bulgaria – Grecia a principios de siglo, sin embargo, ha habido una falta de registros en estas √°reas desde 2005 (E. Stoynov in litt . 2011). En Turqu√≠a , la poblaci√≥n se estima en alrededor de 160-200 pares (KA Boyla in litt . 2014, BirdLife International 2015). En Armenia , la poblaci√≥n se estima en 15-25 parejas reproductoras (BirdLife International 2015 ). Las tendencias de la poblaci√≥n var√≠an regional y localmente.
En el Himalaya de la India, se ha observado una disminuci√≥n en los √ļltimos a√Īos (P. Trivedi in litt . 2013). Alguna vez se vio com√ļnmente en el Himalaya occidental y central, pero en los √ļltimos a√Īos no se ha observado con tanta frecuencia en el Himalaya central inferior, tal vez debido a disturbios (R. Naoroji in litt . 2011), y ha habido una aparente disminuci√≥n. en Uttarakhand desde finales de la d√©cada de 1990 (M. Sharma in litt . 2014). Se considera que las poblaciones en Ladakh y a lo largo del alto Himalaya son seguras (R. Naoroji in litt . 2011). Recientemente se han registrado fuertes descensos en la regi√≥n del Alto Mustang de Nepal, con n√ļmeros registrados por d√≠a y por kil√≥metro disminuyendo en un 73% y un 80% respectivamente entre 2002 y 2008 (Acharyaet al . 2010). La poblaci√≥n parece ser estable en el sudeste de Kazajst√°n (S. Sklyarenko in litt . 2011). En Yemen, la especie parece haber disminuido desde principios de la d√©cada de 1980 (R. Porter in litt . 2013). El rango y la poblaci√≥n de la especie en Turqu√≠a tambi√©n parecen haber disminuido en los √ļltimos a√Īos (KA Boyla in litt . 2014, BirdLife International 2015). En Armenia, la poblaci√≥n se ha mantenido estable desde la d√©cada de 1990 (M. Ghasabyan in litt . 2011). En √Āfrica meridional, el rango de reproducci√≥n de la especie ha disminuido en aproximadamente un 27% desde principios de la d√©cada de 1980, y el n√ļmero de territorios de reproducci√≥n disminuy√≥ en un 32-51% entre 1960-1999 y 2000-2012 (Kr√ľger et al. 2014, S. Kr√ľger en litt . 2012).

Mapa de rango geogr√°fico para el Quebrantahuesos

¬ŅPor qu√© el Quebrantahuesos est√° amenazado de extinci√≥n?

Esta especie se ha elevado a Casi Amenazada debido a la evidencia de que ha sufrido un descenso de la poblaci√≥n moderadamente r√°pido en las √ļltimas tres generaciones.

Las principales causas de la disminuci√≥n continua parecen ser el envenenamiento no objetivo, la persecuci√≥n directa, la degradaci√≥n del h√°bitat, la alteraci√≥n de las aves reproductoras, la disponibilidad inadecuada de alimentos, los cambios en las pr√°cticas de cr√≠a de ganado y las colisiones con l√≠neas el√©ctricas y turbinas e√≥licas (Ferguson-Lees y Christie 2001, Barov y Derh√© 2011, S. Xirouchaki in litt. 2012). A pesar de la provisi√≥n de acciones de conservaci√≥n espec√≠ficas, la poblaci√≥n europea sigue siendo susceptible al envenenamiento y la mortalidad causada por las l√≠neas el√©ctricas (JA Gil Gallus in litt . 2011). Desde que comenzaron las reintroducciones europeas, la mortalidad por disparos ha disminuido, sin embargo, el envenenamiento (tanto intencional como accidental) ha aumentado (Margalida et al.. 2008). Los r√°pidos aumentos en la presi√≥n de pastoreo y las poblaciones humanas en las monta√Īas de Turqu√≠a est√°n causando la degradaci√≥n del h√°bitat all√≠ (S. Viter in litt . 2014). El h√°bitat adecuado tambi√©n se ve amenazado por la construcci√≥n de tuber√≠as a trav√©s de las monta√Īas del C√°ucaso (S. Viter in litt.2014 ). Tres de los cinco huevos fallidos de esta especie y cuatro polluelos muertos muestreados en los Pirineos espa√Īoles entre 2005 y 2008 ten√≠an altas concentraciones de m√ļltiples medicamentos veterinarios (especialmente fluoroquinolonas) y evidencia de varios pat√≥genos para el ganado (Blanco y Lemus 2010).

En el sur de Asia, la amenaza potencial más importante puede ser el diclofenaco, un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) utilizado en el ganado y responsable de caídas catastróficas en tres de los Gyps de la región.especies desde la década de 1990, a través de la ingestión en canales contaminadas y la insuficiencia renal resultante (revisado por Das et al . 2010). La especie es principalmente un devorador de huesos, y no se sabe si los residuos de diclofenaco permanecen dentro de los huesos de los animales tratados, aunque se sabe que los residuos se pasan a las plumas y al cabello; sin embargo, el colapso local en las especies de Gyps podría permitir que esta especie acceda y se alimente de tejidos blandos de los que habría sido excluida (C. Inskipp y HS Baral in litt . 2013).

En el Himalaya de la India, la especie puede verse afectada por el aumento de perros salvajes, que potencialmente compiten por la comida (P. Trivedi in litt . 2013).Los r√°pidos aumentos en la presi√≥n de pastoreo y las poblaciones humanas en las monta√Īas de Ir√°n, Afganist√°n, Irak, Turqu√≠a y el oeste de Pakist√°n est√°n causando la degradaci√≥n del h√°bitat en estos pa√≠ses (S. Viter in litt . 2014). El h√°bitat adecuado tambi√©n se ve amenazado por la construcci√≥n de tuber√≠as a trav√©s de las monta√Īas de Altai y el C√°ucaso, y se planea la construcci√≥n de l√≠neas el√©ctricas desde Tayikist√°n a trav√©s de Afganist√°n hasta Pakist√°n e India (S. Viter in litt . 2014). Al menos en partes de Nepal, la especie puede sufrir la recolecci√≥n de pichones, ya que los habitantes locales los consideran un buen augurio para la prosperidad, as√≠ como la destrucci√≥n de nidos para recuperar materiales hechos por el hombre, como cuerdas y telas, y la presi√≥n de caza impulsada por el uso de los intestinos de la especie en la medicina tradicional (Acharya y col . 2010, K. Paudel y T. Galligan en litt . 2014). El uso de herbicidas, insecticidas y fungicidas tambi√©n puede tener impactos en la especie ( Acharya et al . 2010).

En √Āfrica, se dice que la amenaza m√°s frecuente para las aves carro√Īeras es el envenenamiento (Kr√ľger 2015, S. Thomsett in litt. 2011). La especie est√° amenazada por la construcci√≥n de l√≠neas el√©ctricas y parques e√≥licos en las tierras altas y el uso de venenos para controlar a los perros en los vertederos de basura (Rushworth y Kr√ľger 2014, Kr√ľger 2015, I. Angelov in litt . 2011). Simmons y Jenkins (2007) sugirieron que las tendencias de la poblaci√≥n de esta especie en el sur de √Āfrica pueden estar correlacionadas con las tendencias clim√°ticas. Un mejor acceso a las tierras altas de Lesotho puede estar aumentando la tasa de perturbaci√≥n antropog√©nica de las especies all√≠ (Kr√ľger 2015). La especie tambi√©n puede ser cazada en √Āfrica para la alimentaci√≥n, as√≠ como para su uso en la medicina tradicional (Kr√ľger 2015, W. Goodwin in litt.2016 ) A pesar de la amenaza de degradaci√≥n del h√°bitat, se ha observado que la especie se adapta y anida en paisajes modificados, como en Etiop√≠a (S. Thomsett in litt . 2011).

Primer plano del Gypaetus barbatus

Medidas de conservación del Gypaetus barbatus

Acciones de conservación en marcha
CITES Ap√©ndice II. Directiva I. de las Aves de la UE Anexo I. La producci√≥n de un plan de acci√≥n multiespec√≠fico para la conservaci√≥n de los buitres de √Āfrica y Eurasia est√° en marcha. En Europa, se han llevado a cabo programas de cr√≠a en cautividad y reintroducci√≥n en los Alpes austr√≠acos, franceses, italianos y suizos, con individuos que posteriormente se han extendido a otras partes de Francia (Snow y Perrins 1998, Frey y Walter 1989). Los programas de reintroducci√≥n est√°n en marcha en algunas partes de Espa√Īa (JA Gil Gallus in litt. 2011). Se han proporcionado estaciones de alimentaci√≥n en los Pirineos con el consiguiente aumento en el n√ļmero de especies, y la provisi√≥n de estaciones similares en todo el rango de la especie podr√≠a mejorar su densidad de poblaci√≥n global (Ferguson-Lees y Christie 2001). Sin embargo, si bien estos han ayudado a aumentar el crecimiento de la poblaci√≥n y la supervivencia individual, pueden tener impactos negativos en los buitres; por ejemplo, pueden conducir a la saturaci√≥n del h√°bitat, y los territorios de los individuos se superponen en estas √°reas, y pueden conducir a una reducci√≥n de la productividad (Carrete et al. 2009, Gil et al. 2014). Se intent√≥ un programa de reintroducci√≥n en Kenia en 1999-2003 (S. Thomsett in litt. 2011). La especie es monitoreada en el sur de √Āfrica, con un d√≠a de conteo anual que no solo ayuda en el monitoreo de la especie, sino que tambi√©n crea conciencia (Kr√ľger 2015).

Acciones de conservación propuestas
Realizar encuestas coordinadas para monitorear la tendencia de la poblaci√≥n global de la especie. Evaluar la amenaza que representa el diclofenaco y otras drogas utilizadas en el ganado, as√≠ como los impactos del cambio clim√°tico y los perros salvajes. Reduzca la perturbaci√≥n en y alrededor de las √°reas de anidaci√≥n. Mitigar contra los impactos de turbinas e√≥licas y l√≠neas el√©ctricas. Combatir la amenaza de persecuci√≥n mediante leyes y actividades de sensibilizaci√≥n. Proporcionar estaciones de alimentaci√≥n en todo el rango de la especie. Trate de abordar el comercio ilegal y el uso de buitres en medicina (Kr√ľger 2015). Evaluar los m√©todos para negar los impactos negativos que resultan de las estaciones de alimentaci√≥n (ver Carrete et al. 2009, Moreno-Opo et al. 2015).