Mono Araña de Cabeza Negra

Mono Araña de Cabeza Negra sentado
  • Nombre Científico: ATELES FUSCICEPS
  • Clasificación: Mamíferos
  • Longitud: hasta 50 cm
  • Peso: hasta 7 kg
  • Alimentación: Omnívoro
  • Reproducción: Vivíparo

El mono araña de cabeza negra, marimonda del Chocó o bien bracilargo (Ateles fusciceps) es una suerte de primate platirrino miembro del género Ateles (monos araña) que habita en Panamá, Colombia y Ecuador.

Hábitat del Mono Araña de Cabeza Negra

En Ecuador A. f. fusciceps habita en bosques húmedos tropicales y subtropicales de 100 a 1.800 m Asl (Gavilánez-Endara 2006; Tirira 2007). En Colombia A. f. rufiventris habita en bosques secos, bosques húmedos y bosques nubosos, ocupando la mayor variedad de hábitats forestales de cualquiera de los monos araña colombianos (Hernández-Camacho y Cooper 1976). Defler (2004) indicó que tienen un rango de hasta 2,000-2,500 m Asl en la Cordilllera Occidental. En Panamá, A. f. rufiventris se reporta entre 200-1,350 m Asl en bosques premontanos y montanos, pero también se ha reportado en la selva tropical de tierras bajas, persistiendo en mosaicos agrícolas utilizando solo cercas vivas o bosques de galería (Méndez-Carvajal 2012).
La presencia de A. f. fuscicepsen una localidad podría correlacionarse con condiciones de hábitat adecuadas, como la cobertura continua del dosel y la gran abundancia de árboles grandes y altos (Gavilánez-Endara 2006; Estévez-Noboa 2009; Cueva y Pozo 2010; Moscoso 2010). Estas condiciones se encuentran principalmente en bosques maduros y no perturbados. Sin embargo, esta especie se ha registrado en el antiguo bosque secundario, conectado con parches forestales continuos. El modelo de ocupación de la subespecie en un bosque de hoja perenne de tierras bajas (Tesoro Escondido) sugiere que con suficiente bosque primario puede ser capaz de persistir en un hábitat de mosaico (Spaan 2013). La altitud podría estar asociada con una baja abundancia de la subespecie (Madden y Albuja 1989; Shanee 2009; Moscoso 2010), por lo tanto, los bosques de tierras bajas bien conservados albergan las poblaciones más saludables de A. f. fusciceps

Los monos araña viajan y se alimentan en los niveles superiores del bosque. Pasan mucho tiempo en el dosel y también usan los estratos medio e inferior, pero rara vez se ven en el sotobosque. De acuerdo con su uso de los niveles más altos del bosque, son altamente suspensivos. Cuando viajan, pasan más tiempo colgados de las ramas, braquiando y trepando que caminando o corriendo a cuatro patas. Son altamente frugívoros y se alimentan principalmente de las partes maduras y blandas de una variedad muy amplia de frutas, que comprenden el 83% de su dieta y se encuentran principalmente en los árboles emergentes y en la parte superior del dosel del bosque (Van Roosmalen y Klein 1988) . También comen hojas y flores jóvenes (ambas especialmente en momentos de escasez de fruta al comienzo de la estación seca), semillas jóvenes, brotes florales, pseudobulbos, raíces aéreas, corteza, madera en descomposición,et al. 2014). Desempeñan un papel importante como dispersores de semillas. Van Roosmalen (1985; Van Roosmalen y Klein 1988) descubrieron que A. paniscus estaba dispersando las semillas de al menos 138 especies (93.5% de todas las especies de frutas utilizadas) a través de su ingestión y posterior defecación (endozoochory). Los monos dispersaron otras 10 especies y las llevaron a cierta distancia del árbol antes de dejarlas caer (exozoochory). En solo 23 especies se arruinaron o comieron las semillas (depredación de semillas). Un estudio de la dieta de un individuo A. fusciceps fusciceps que viven con un grupo de Alouatta palliataen un parche de bosque en Ecuador (Moscoso 2010), reveló una alta tasa de ingestión de hojas jóvenes durante la estación seca (63%), seguido de frutas (25%), flores (8%) y otras (5%); mientras que durante la estación húmeda las frutas fueron el principal elemento consumido (47%), seguidas de las hojas jóvenes (42%) y otras (11%). Tapia (2013) informó que los frutos de Brosimum utile son el elemento preferido seleccionado por A. f. fusciceps en Tesoro Escondido (provincia de Esmeraldas), seguido de los frutos de Inga spp. y Pouroma chocoana.

Primer plano del Ateles fusciceps

¿Qué población existe del Ateles fusciceps?

Ateles fusciceps fuscicepses raro y difícil de ver (Madden y Albuja 1989). Estimaciones recientes de densidad de población en Ecuador dentro de las áreas de amortiguamiento de la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas y el informe de la Reserva étnica Awa son 0.2–8.5 individuos / km² (Gavilánez-Endara 2006, Baird 2007, Cueva 2008, Estévez-Noboa 2009, Moscoso 2010) . El tamaño de los subgrupos varía de 1 a 10 individuos (Gavilánez-Endara 2006, Cueva 2008, Estévez-Noboa 2009, Moscoso 2010). No se han encontrado subpoblaciones de más de 50 individuos. Es probable que siga disminuyendo la población en el futuro debido a la deforestación, la fragmentación y la presión de caza. Sin embargo, algunas localidades, como Playa de Oro (en la provincia de Esmeraldas), donde las condiciones han mejorado (por ejemplo, la caza se ha detenido), las poblaciones de esta subespecie se están recuperando (Moscoso 2010).A. f. fuscíceps en Ecuador: el área de amortiguamiento de la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas, especialmente la cuenca desprotegida de Canandé (Moscoso 2010, Peck et al. 2011). Otras subpoblaciones importantes en el norte de Ecuador son la Reserva étnica y forestal Awa y el Corredor ecológico Awacachi (que conecta ambas reservas). Se infiere de los registros pasados ​​y los informes recientes de un individuo (Tirira 2008, Moscoso 2010, S. Shanee (datos no publicados)), que existe una subpoblación dentro del noroeste de la provincia de Pichincha, pero esta subpoblación está casi aislada de las demás. Hay un registro reciente que sugiere una posible población relicta en Flavio Alfaro (provincia de Manabí) (Cervera y Griffith presentados).

Ateles fusciceps rufiventrisse distribuye en una amplia zona de la región colombiana del Chocó. Sin embargo, es extremadamente difícil de encontrar en estos bosques, probablemente debido a las bajas densidades de población que son el resultado, en parte, de la caza generalizada de subsistencia. Algunos registros recientes incluyen un gran grupo observado en Montes de María, Bolívar, una población que vive en la Reserva Privada Tití Cabeciblanco de la Fundación Proaves, y otros registros escasos en el Chocó colombiano. Se han registrado algunos registros esporádicos en las áreas adyacentes cerca del Parque Nacional Tamá, a unos 1.800 msnm. La primera encuesta de población para esta especie en Panamá fue realizada por la Fundación Pro-Conservación de los Primates Panameños (FCPP), estimando unos 60 individuos de A. f. rufiventrisviviendo en dos grupos con un promedio de 20 individuos / grupo y 1-13 por subgrupos, densidad de población de 9.3 ind / km² en la Reserva Natural Chucanti dentro de 3.5 km² de bosque montano y premontano alcanzando 1.350 m snm (Méndez-Carvajal, 2012) .

Los datos de Global Forest Watch para las regiones de Ecuador, Colombia y Panamá en las que se encuentra la especie actualmente sugieren que, si la pérdida de bosques continúa al mismo ritmo que lo ha hecho desde 2004, es probable que se pierda cerca del 20% del hábitat forestal de este mono. para el año 2063. Esto, combinado con la caza de carne de animales silvestres y el comercio de mascotas, al que este primate de cuerpo grande es particularmente susceptible, está provocando una disminución de la población de Ateles fusciceps. Se sospecha que estas amenazas causarán una reducción de la población de al menos un 50% durante tres generaciones (2018-2063).

Localización geográfica del Mono Araña de Cabeza Negra

Hay dos subespecies reconocidas:

Ateles fusciceps fusciceps es endémico al noroeste de Ecuador desde la provincia de Esmeraldas (al oeste de la Cordillera de los Andes) al noroeste de las provincias de Pichincha y Santo Domingo, que se extiende hasta los límites occidentales de las provincias de Imbabura y Carchi. Hay informes anteriores de esta especie en el sur, dentro de la Cordillera Colonche Colonche (dentro de las provincias de Manabí, Guayas y Santa Elena), y hacia el oeste en la provincia de Chimborazo. Se ha realizado un informe reciente de esta subespecie en el noroeste de la provincia de Manabí (Flavio Alfaro). Hernández-Camacho y Cooper (1976) sugirieron que A. f. Fuscíceps puede ocurrir en el sur de Colombia, al sur del río Mira, continua con las poblaciones en Ecuador, pero no se han presentado pruebas al respecto.

Ateles fusciceps rufiventris no ocurre en Ecuador y es discontinuo con A. f. fusciceps . A. f. rufiventris abarca desde la cordillera occidental de los Andes desde el suroeste de Colombia, hacia el norte en el lado oeste del río Cauca hasta el este de Panamá (Cerro Pirre y la cuenca del río Bayano de la costa del Pacífico) (Rylands et al. 2006). El Cerro Pirre o el Río Tucutí marcan la frontera con A. geoffroyi grisescens . En Colombia, A. f. rufiventrisocurre en todas las tierras bajas del Pacífico, excepto en Juradó, en la parte noroeste del departamento del Chocó, supuestamente el dominio de A. g. grisescens (Hernández-Camacho y Cooper 1976; Defler, 2003, 2004). Ocurre en la región de Urabá en el noroeste de Antioquia, Córdoba, Sucre y el norte de Bolívar al este hasta el río Cauca inferior a lo largo de la orilla occidental hasta el centro-sur de Antioquia. El registro más meridional de Colombia es Barabacoas, departamento de Nariño, y el más septentrional es la orilla sur del Canal del Dique, Cartagena. Hernández-Camacho y Cooper (1976) creían que anteriormente ocurría tan al norte como Pendales. Aunque la distribución histórica de A. f. rufiventriscomprende grandes áreas en el Chocó colombiano, muchas de estas áreas han sido en gran parte defaunadas y solo unos pocos registros recientes de la especie se han registrado en la última década, específicamente en Montes de María, Bolívar, en Mutatá, Chonó y cerca de Guapi.

En Panamá, A. f. El rufiventris ocurre en la cadena montañosa de Maje, el Parque Nacional Darién (Pirre, Boca de Cupe), la Reserva Natural Chucanti, solo para las provincias de Darién y Panamá (Méndez-Carvajal, 2012; 2014).

Mapa de rango geográfico para el Mono Araña de Cabeza Negra

¿Por qué el Ateles fusciceps está en peligro de extinción?

Ateles fusciceps se considera en peligro de extinción (EN A4cd), ya que se deduce una reducción de la población de más del 50% en el transcurso de 45 años (tres generaciones; 2018-2063). Esto se basa en los datos de Global Forest Watch para las regiones de Ecuador, Colombia y Panamá en las que actualmente se encuentra la especie. Los datos sugieren que, si la pérdida de bosques continúa al mismo ritmo que ha afectado a la generación anterior (2004-2019), es probable que para el año 2063 se pierda cerca del 20% del hábitat forestal de esta especie. Combinado con la caza de carne de animales silvestres y el comercio de mascotas, al cual este primate de cuerpo grande es particularmente susceptible, estas amenazas empujan a Ateles fusciceps al umbral de En Peligro.

Ateles fusciceps fusciceps
Tirira et al. (2011) identificaron esta subespecie como el primate más amenazado en Ecuador y estimaron una reducción de más del 80% en el tamaño de la población en función de la pérdida de hábitat. Esta especie tiene una distribución muy pequeña, está muy fragmentada y está bajo presión debido a las altas tasas de pérdida de hábitat debido a la deforestación y la fuerte presión de caza.

Ateles fusciceps rufiventris
En Colombia, todos los monos araña se consideran amenazados debido a la caza, la pérdida de hábitat y la fragmentación (Defler et al. 2003). Se cree que los Parques Nacionales como Katios y Orquideas tienen muy pocos monos araña debido a la presión de caza indígena (N. Vargas, comunicación personal; H. Rubio, comunicación personal) y la densidad de población de Ateles.puede estar disminuyendo en Los Katios (Director del Parque Los Katios, D. Pintor com. pers.). Se necesitan censos generalizados de Ateles , especialmente en los parques nacionales.

En Colombia, a lo largo de la costa del Caribe, se ha estimado que más del 30% del hábitat se ha perdido en los últimos 10 años según los cálculos de las fotos satelitales (Miller et al. 2004). La verificación del terreno de estos datos encontró que solo el 2.5% del hábitat del bosque secundario viable se dejó en esta región (Miller et al . 2004). En Panamá, hay una población humana más baja y probablemente una mayor disponibilidad de hábitat, pero se necesita más investigación para determinar el estado de la población y las amenazas a esta subespecie.

En Panamá, Af rufiventris se considera En Peligro Crítico debido a la deforestación y la actividad de caza intensa, ya que los pueblos indígenas del grupo étnico Embera-Wounaan los usan como un recurso cultural de proteínas. Entre los problemas ambientales que enfrenta actualmente la provincia de Darién se encuentran la deforestación alta y descontrolada. La Reserva Natural de Chucantí es una de las pocas áreas en la Provincia de Darién que ahora está protegida por el propietario de la tierra (Méndez-Carvajal, 2012).

Ateles fusciceps en un árbol

Usos del Mono Araña de Cabeza Negra

Es utilizado como alimento por los humanos.

Medidas de conservación del Ateles fusciceps

Esta especie está incluida en el Apéndice II de la CITES.

En Ecuador, Ateles fusciceps fusciceps ha sido considerado en Peligro Crítico en el Libro Rojo de Mamíferos de Ecuador desde 2001 (Tirira et al. 2011) e incluido en la Lista de las 25 especies de primates más amenazadas del mundo (2012-2014) (Tirira et al. . 2014). Está protegido de conformidad con la Resolución No. 143 del Ministerio del Medio Ambiente ( Registro Oficial No. 6 del 23 de enero de 2003) (Tirira et al. 2011), que prohíbe la caza y comercialización en todo el Ecuador por un período indefinido.

Todos los estudios realizados hasta ahora en Af fuscicepsrecomendar acciones de conservación centradas en bosques de tierras bajas sin protección al sur y oeste de la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas, donde las densidades de población son mayores, las condiciones del hábitat son buenas y la presión de caza es baja (Moscoso 2010; Peck et al. 2011; Tirira, et al. Alabama. 2011). Si esta área está protegida, podría convertirse en un área central de grupos saludables de la subespecie, capaz de sostenerse y convertirse en una fuente de flujo genético con individuos de otras subpoblaciones en el norte y sur del país. Algunas iniciativas centradas en la investigación y conservación de la subespecie se han desarrollado en Ecuador desde 2005, en primer lugar a través de PRIMENET (red sostenible para la conservación de primates y hábitat en el noroeste de Ecuador), y a través de proyectos en curso del Proyecto Washu y la Universidad de Sussex (desde 2012 ) El Proyecto Washu comenzó (2014) a llevar a cabo un proyecto de reintroducción en una localidad donde la especie se ha extinguido casi por completo (Reserva Mashpi, Provincia de Pichincha). Sin embargo, los esfuerzos deben continuar y fortalecerse en el futuro.

Tirira y col. (2011) recomiendan en la Lista Roja de Mamíferos del Ecuador algunas acciones de conservación para la subespecie:

Creación de un sistema de corredor ecológico entre parches aislados que conectan ubicaciones donde se ha informado la subespecie. Es importante fortalecer la conectividad forestal entre las principales áreas protegidas (Awa Ethnic and Forest Reserve y Cotacachi-Cayapas Ecological Reserve), pero también entre las posibles pequeñas subpoblaciones que existen a lo largo del noroeste de Pichincha (como Pachijal y Mindo-Nambillo Protected Forest, y reservas en Pedro Vicente Maldonado y San Miguel de los Bancos) y entre los restos del bosque que une las provincias de Carchi, Imbabura y Esmeraldas.
Desarrollo de prácticas adecuadas de gestión del paisaje que contribuyan al uso sostenible de los recursos, minimizando el impacto en las poblaciones de primates y el hábitat.
Evaluación de la efectividad de las áreas protegidas que habita la subespecie.
Evaluación de la resistencia de la subespecie al impacto humano, la deforestación y la presión de caza, principalmente dentro de las áreas protegidas.
Medidas concretas para fortalecer los esfuerzos de conservación dentro de los bosques protegidos.
Continuación de una campaña nacional de educación ambiental para prevenir el comercio ilegal.
Generación de datos recopilados en zoológicos y centros de rescate sobre reproducción, reproducción y manejo de la subespecie ex-situ para crear una red de reproducción ex-situ para futuros programas de reintroducción.

También es importante realizar investigaciones en áreas potenciales de distribución de la especie (como las provincias de Manabí y Pichincha) para confirmar la presencia de la especie y tomar medidas urgentes para la conservación de estas subpoblaciones.

Las subespecies se registran en las siguientes áreas protegidas:

Ateles fusciceps fusciceps

Ecuador
Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas (243,638 ha) (Tirira 2007)
Bosque Protegido Los Cedros (Tirira 2007)
Reserva Etnológica Awá (Tirira 2007)
Corredor Ecológico Awacachi (Francisco Prieto, com. Pers. 2011)
Bosque Protegido Ashiringa (Moscoso 2010)

Ateles fusciceps rufiventris

Colombia
Parque Nacional Natural Los Katios (72,000 ha)
Parque Nacional Natural Las Orquideas (32,000 ha)

En Panamá, la Fundación Pro-Conservación de los Primates Panameños (FCPP) está llevando a cabo un proyecto a largo plazo en la Reserva Natural de Chucanti, Darién, utilizando el Sistema de Cámara Orion (OCS) para monitorear el uso del hábitat de esta especie y otra fauna arbórea que interactúa en esta reserva. ; Además, la educación ambiental se lleva a cabo mediante conversaciones informales con la población local, distribuyendo camisetas y marcadores con información básica sobre esta especie (Méndez-Carvajal 2012, 2014).

Ateles f. El rufiventris se encuentra en las provincias de Panamá y Darién, el Parque Nacional Darién (5.970 km²), la cadena montañosa Majé, Boca de Cupe, Pirre y la Reserva Natural Chucantí, Cerro Chucantí (Méndez-Carvajal 2012).

El FCPP y el Ministerio de Medio Ambiente de Panamá enumeraron a este primate como En Peligro Crítico.