León del Atlas

León del Atlas con la boca abierta
  • Nombre Cient√≠fico: PANTHERA LEO LEO
  • Clasificaci√≥n: Mam√≠feros
  • Longitud: hasta 330 cm
  • Peso: hasta 300 kg
  • Alimentaci√≥n: Carn√≠voro
  • Reproducci√≥n: Viv√≠paro

El¬†le√≥n del Atlas¬†o bien¬†le√≥n de Berber√≠a¬†(Panthera leo leo) es una¬†subespecie¬†de¬†le√≥n¬†originaria del norte de¬†√Āfrica¬†que el d√≠a de hoy se halla¬†extinta¬†en libertad. Se ignora el n√ļmero preciso de leones del Atlas que se hallan en cautividad, inc√≥gnita que aumenta cuando se tiene presente que muchos de los ejemplares recluidos en¬†zool√≥gicos¬†y¬†circos¬†no son individuos¬†puros, sino m√°s bien cruces con otras subespecies de leones desde hace m√ļltiples generaciones.

Panthera leo leo caminando

Descripción

Al le√≥n del Atlas se le considera la tercera subespecie de mayor tama√Īo famosa de le√≥n, justo tras el¬†le√≥n de las cavernas¬†y el¬†le√≥n americano¬†que vivieron a lo largo del¬†Pleistoceno¬†en¬†Eurasia¬†y¬†Norteam√©rica. Sus dimensiones son debatidas, puesto que se sabe poqu√≠simo del le√≥n del Atlas. Si bien, conforme los museos; en donde se hallan leones del Atlas disecados ¬ętiene una longitud de m√°s o menos tres-tres con tres m¬Ľ.
Un cazador del siglo XIX, describi√≥ un enorme macho que media tres,25 m, incluyendo setenta y cinco cm de cola. Los cazadores generalmente describ√≠an el peso de los leones entre doscientos noventa a trescientos veinte kilos (seiscientos treinta y nueve-setecientos cinco libras).‚Äč Estas peculiaridades son poco consistentes y muy variables, la mayor parte de estas formas son controvertibles y seguramente no sean v√°lidas. No obstante, es un hecho que el le√≥n del Atlas es la¬†subespecie¬†m√°s grande entre los leones modernos. Los bi√≥logos atribuyen su mayor tama√Īo al hecho de que, en el¬†h√°bitat¬†que se hallaba, escaseaba el comestible, con lo que eran menos sociables que sus familiares del sur de¬†√Āfrica, de forma que siendo m√°s solitarios, compensaron el trabajo en grupo, con mayor tama√Īo. Otra teor√≠a es, que el le√≥n al vivir en tiempos fr√≠os desarroll√≥ m√°s masa anat√≥mico, aparte de una melena larga y compacta que lo resguardara de las bajas temperaturas. Seguramente su tama√Īo y peculiaridades cambiaban en dependencia del √°rea de distribuci√≥n. Resulta m√°s probable que un le√≥n del atlas adentrado en la¬†sabana¬†yerma tuviese una menor cantidad de grasa anat√≥mico, y una melena m√°s corta sobre su cabeza y abdomen. El le√≥n distribuido en las¬†monta√Īas atlas¬†probablemente era el le√≥n m√°s grande y melenudo.‚Äč
Los machos se identifican por su larga y compacta melena negra, que se extiende por el pecho y los costados de forma af√≠n a su m√°s pr√≥ximo familiar, el¬†le√≥n asi√°tico. El obscuro color de esta contrasta con fuerza con el pelaje de color arena claro, cort√≠simo, que cubre el resto de su cuerpo. La melena de en torno a la cara no es obscura, sino m√°s bien rojiza. Aparte de la distribuci√≥n de la melena, los leones del Atlas y los asi√°ticos son los √ļnicos que presentan ciertas estructuras peculiaridades del cr√°neo, otra patentiza a favor de su estrecho parentesco.
Al rev√©s que otros leones, el del Atlas es (o bien era) un predador de bosque, acostumbrado a apresar en los espesos pinares de las monta√Īas del¬†Atlas. El t√≠tulo de ¬ęrey de la selva¬Ľ (del¬†lat√≠n¬†silva, que nombraba originalmente a cualquier bosque cerrado) que popularmente se da al le√≥n procede probablemente de este hecho. Sin embargo, el le√≥n del Atlas asimismo se adentraba en zonas m√°s llanas y peladas, llegando por el oeste hasta el moderno¬†Sahara Occidental¬†y por el este estando del mismo modo presente en los planos¬†Libia,¬†Egipto¬†y¬†Sud√°n¬†como en la monta√Īosa¬†Etiop√≠a. Muchos de los lugares donde un d√≠a habitaron los leones del Atlas son el d√≠a de hoy yermos, si bien hace miles y miles de a√Īos estaban cubiertos en su mayor√≠a por¬†estepas¬†y¬†sabanas.
El le√≥n del Atlas es semejante al resto de leones en su comportamiento, si bien el diferente¬†h√°bitat¬†y su mayor tama√Īo le hac√≠an un eficiente cazador a solas o bien en peque√Īos conjuntos, con lo que cuando viv√≠a en libertad era menos sociable que otras subespecies de leones. Entre sus presas habituales estaban el¬†corzo com√ļn, el¬†gamo persa, el¬†asno¬†salvaje del Norte de √Āfrica, el¬†arru√≠, el¬†cerdo salvaje¬†y diferentes¬†ant√≠lopes, como alc√©lafo o bien b√ļfalo com√ļn, en su subespecie norteafricana (Alcelaphus buselaphus buselaphus). Para hacerse con estos animales los leones del Atlas compet√≠an con¬†osos¬†y¬†leopardos, asimismo extintos hoy d√≠a en el √Āfrica septentrional.
Cara el final de sus días en libertad, la carencia de presas impulsó a los leones del Atlas a depredar sobre animales familiares, eminentemente burros, cabras y dromedarios, lo que aumentó su prosecución.

Declive y extinción

El √°rea de distribuci√≥n original del le√≥n del Atlas englobaba el¬†Magreb, toda el √°rea ocupada hoy en d√≠a por el¬†Sahara,¬†Egipto, nordeste de¬†Sud√°n,¬†Eritrea¬†y norte de¬†Etiop√≠a. Desde el cuarto o bien tercer milenio a. C., el Sahara, hasta ese momento ocupado por una sabana af√≠n a la del este de √Āfrica, empez√≥ a secarse y transformarse en el¬†desierto¬†que es hoy d√≠a. Con la desaparici√≥n de las plantas lo hicieron asimismo los grandes herb√≠voros, y con ellos los leones del Atlas. Estos quedaron entonces divididos en 3 zonas diferentes, separadas entre s√≠ por miles y miles de quil√≥metros de desierto: la cordillera del¬†Atlas¬†y¬†Tripolitania, el macizo del¬†Tassili n’Ajjer¬†(en pleno centro del Sahara) y el nordeste de √Āfrica, siguiendo el val del¬†Nilo¬†hasta las monta√Īas de Etiop√≠a. La primera zona de la que el le√≥n del Atlas desapareci√≥ por causas humanas, y no solamente clim√°ticas, fue el delta del Nilo, ya antes ya del¬†tres mil¬†a.¬†C.¬†Esta extinci√≥n no se debi√≥ verdaderamente a la caza del le√≥n, (en verdad, era un animal sagrado bajo la figura de la diosa¬†Sekhmet), sino m√°s bien esencialmente al impacto sobre el medio que ocasionaron los primitivos egipcios, deforestando bosques, roturando tierras y edificando presas y urbes. Conforme la civilizaci√≥n se extend√≠a r√≠o arriba, los leones iban reculando.
Otros pueblos del norte de √Āfrica asimismo veneraron al le√≥n del Atlas por su fortaleza y ferocidad, entre ellos los etiopes, cuyos reyes (el √ļltimo de los que,¬†Haile Selassie, fue depuesto en¬†mil novecientos setenta y cuatro) ten√≠an el t√≠tulo de¬†Leones de Etiop√≠a. Mas ning√ļn pueblo dio tanta relevancia a este animal como los¬†romanos, que los importaron a lo largo de siglos a fin de que participasen en sanguinolentos combates circenses contra otras fieras, o bien devorasen gladiadores, presos y condenados cristianos. La posesi√≥n de leones para los juegos circenses lleg√≥ a transformarse en un s√≠mbolo de poder, hasta el punto de que¬†Julio C√©sar¬†lleg√≥ a tener un cortejo de cuatrocientos leones del Atlas, y¬†Pompeyo, uno de seiscientos Las atrapas de los romanos hicieron mella en las poblaciones del Atlas, mas no tuvieron consecuencias tan tr√°ficas para los leones como la introducci√≥n de las armas en el Norte de √Āfrica, unido a la mejora de las t√©cnicas de pastoreo, la construcci√≥n de carreteras y la desaparici√≥n de los alc√©lafos o bien b√ļfalos norteafricanos as√≠ como otras presas naturales, que fueron inhabilitando a la poblaci√≥n de leones para vivir de los recursos del terreno, oblig√°ndole a alimentarse √ļnicamente a cargo de los animales dom√©sticos; como consecuencia de ello, los pastores y las autoridades rurales declararon al le√≥n una guerra a muerte. El le√≥n se extingui√≥ cara¬†mil setecientos¬†en Libia, y a mediados del¬†siglo XIX¬†lo hizo del este de √Āfrica y el Tassili. En¬†mil ochocientos noventa y uno¬†desaparecieron de¬†T√ļnez¬†y en¬†mil ochocientos noventa y tres¬†de¬†Argelia. Reducido ya a escasas √°reas de¬†Marruecos, se empez√≥ a encerrar ciertos ejemplares en¬†jardines zool√≥gicos¬†para eludir una extinci√≥n que se intu√≠a inminente. En¬†mil novecientos veintidos, la casa real marroqu√≠ encerr√≥ una manada en el Zool√≥gico Real de¬†Temase, cuyos descendientes fueron cedidos en¬†mil novecientos setenta y cinco¬†al Zool√≥gico de¬†Rabat. El √ļltimo le√≥n del Atlas que viv√≠a en libertad fue seguramente un macho tiroteado cincuenta y tres a√Īos ya antes, si bien ha habido avistamientos sin confirmar hasta la¬†d√©cada de mil novecientos cuarenta.

Cabeza de el León del Atlas

Proyecto de reintroducción

Aparte del de Rabat, otros muchos zool√≥gicos de diferentes urbes (Tampa¬†y¬†Addis Abeba¬†entre ellas), como el Parque Nacional Kruger de¬†Sur√°frica¬†y m√ļltiples¬†circos¬†a lo largo y ancho del planeta aseveran tener leones del Atlas¬†aproximadamente puros¬†entre sus animales. La primera propuesta de reintroducci√≥n de los leones en un nuevo parque nacional situado en el Atlas marroqu√≠ apareci√≥ ya en¬†mil novecientos setenta y ocho, mas por √ļltimo no se realiz√≥.
√öltimamente, la compa√Ī√≠a WildLink International, en cooperaci√≥n con la¬†Universidad de Oxford, ha puesto en marcha un ambicioso plan para recobrar el le√≥n del Atlas ¬ęgenuino¬Ľ y regresar a introducirlo en alguna zona protegida de su h√°bitat natural. Dicho plan consiste en el estudio cuidadoso del¬†ADN¬†de distintos ejemplares disecados en museos europeos, con la intenci√≥n de establecer un patr√≥n gen√©tico propio del le√≥n del Atlas y poder de esta manera determinar el grado de mestizaje que afecta a los individuos en¬†cautividad. Una vez logrado esto, los individuos m√°s similares a la subespecie original ser√≠an sometidos a una cr√≠a selectiva, con el objetivo de conseguir leones¬†puros¬†que ser√≠an los que volvieran al Norte de √Āfrica.
Si bien se ignora por qu√© raz√≥n, WildLink International se ha retirado a √ļltima hora del proyecto, cuando ya se hab√≠an logrado muestras en los museos de¬†Par√≠s,¬†Bruselas¬†y¬†Tur√≠n. La universidad tiene capacidad suficiente para efectuar los pasos siguientes, mas como la compa√Ī√≠a era la que pon√≠a la mayor√≠a del dinero, el proyecto original ha quedado atascado de momento. No obstante, el doctor Noboyuki Yamaguchi y otros cient√≠ficos de Oxford han decidido continuar con el plan por cuenta propia y buscan la financiaci√≥n precisa. Otro proyecto af√≠n, si bien m√°s retrasado en su desarrollo, es llevado a cabo por cient√≠ficos de la Universidad de¬†M√≠chigan¬†dirigidos por Dan York.